Juan Manuel Santos

Juan Manuel Santos Calderón (Bogotá, Colombia, 10 de agosto de 1951) es un político y economista colombiano que ejerció el cargo de Presidente de la República de Colombia desde el 7 de agosto de 2010 hasta el 7 de agosto de 2018. Incursionó a la política haciéndose miembro del Partido Liberal Colombiano, fue ministro de Comercio Exterior durante el gobierno de César Gaviria, más tarde hizo parte del gobierno del conservador Andrés Pastrana Arango en el que se desempeñó como ministro de Hacienda. Después de consolidarse el gobierno de Álvaro Uribe Vélez en la presidencia en 2002, Santos dejó el Partido Liberal y fue uno de los creadores del Partido de la U, fue nombrado ministro de Defensa durante el gobierno de Álvaro Uribe desde julio de 2006 hasta mayo de 2009. En 2016 recibió el Premio Nobel de la Paz “por sus decididos esfuerzos para llevar más de cincuenta años de guerra civil en el país a su fin”.​

Pertenece a la familia Santos anterior propietaria del periódico El Tiempo, y descendiente colateral de Antonia Santos. Es primo hermano de Juanita Santos, esposa de Roberto Pombo, director del periódico El Tiempo, tío de Alejandro Santos Rubino, director de la Revista Semana, tío de Lucas Pombo Santos, editor político de W Radio y primo hermano de Francisco Santos, vicepresidente de Colombia durante el gobierno de Álvaro Uribe.​

Luego de que la Corte Constitucional le negó al entonces presidente Álvaro Uribe la posibilidad de ser elegido por tercera vez, Santos se presentó como el candidato del uribismo en las elecciones presidenciales de 2010; con esta plataforma fue elegido presidente de Colombia para el periodo 2010-2014, con más de nueve millones de votos, la segunda votación más alta en la historia electoral del país. Se posesionó como presidente el 7 de agosto de 2010. El 15 de junio de 2014 fue reelegido presidente para el periodo 2014-2018.​ En 2017 recibió un Doctorado Honoris Causa en la Universidad de París 1 Panteón-Sorbona “por su compromiso con la democracia y la paz”. Ha sido nombrado una de las 100 personas más influyentes de la revista Time.

Sus padres son Enrique Santos Castillo, jefe de redacción y editor de El Tiempo por 59 años, y Clemencia Calderón Nieto. Tiene tres hermanos, Enrique Santos Calderón (1945), Luis Fernando Santos (1948) y Felipe Santos Calderón (1956).​ Hace parte de la familia Santos, su abuelo era el periodista bogotano radicado en Tunja, Enrique Santos Montejo, quien era hermano de Eduardo Santos Montejo, presidente de Colombia en el período 1938-1942, y dueño durante varias décadas del diario El Tiempo.​

Su tatarabuelo en línea directa paterna José María Eduardo Santos Plata, oriundo de Santander, era uno de los hermanos de la heroína María Antonia Santos Plata, prócer de la independencia de Colombia y en cuyo honor Juan Manuel Santos decidió bautizar a su única hija como María Antonia. Su tatarabuelo en línea directa materna Aristides Calderón Reyes, oriundo de Boyacá, era hermano de Clímaco Calderón Reyes, presidente de Colombia en 1882. Su tatarabuela Francisca Ricaurte Camacho, era sobrina nieta de José Joaquín Camacho y Rodríguez de Lago, presidente de Colombia, oriundo también de la ciudad de Tunja, prócer y mártir de la independencia de Colombia y prima segunda del héroe de San Mateo, el capitán Antonio Ricaurte. Santos es primo en primer grado (primos hermanos) por parte paterna y materna del exvicepresidente de Colombia, Francisco Santos Calderón.

La primera esposa de Santos fue Silvia Amaya Londoño, con quien no tuvo descendencia.​ Está casado en segundas nupcias​ con María Clemencia Rodríguez Múnera, de cuya unión nacieron tres hijos: Martín, María Antonia y Esteban.​

Santos estudió Economía y Administración de Empresas en la Universidad de Kansas, Estados Unidos. También posee una maestría en Economía y Desarrollo Económico del London School of Economics[cita requerida] y otra en Administración Pública de la Universidad de Harvard.​

También recibió becas de la Fundación Fulbright en el The Fletcher School of Law and Diplomacy de la Universidad Tufts,​ y de la Fundación Nieman para el Periodismo en Universidad de Harvard.​ Le ha sido otorgado un doctorado Honoris Causa en Leyes por la Universidad de la Sorbona.​

El 1.° de octubre de 2012 Santos anunció que le fue detectado un cáncer de próstata por el que fue intervenido quirúrgicamente el 3 de octubre en el Hospital de la Fundación Santa Fe de Bogotá;​ fue dado de alta el 6 de octubre de 2012 y afirmó estar totalmente curado.​ Santos no se apartó de sus funciones presidenciales en los días previos ni posteriores a la cirugía.

Santos ingresó a la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (1972) y durante nueve años la representó ante la Organización Internacional del Café en Londres. En 1981 regresó al país y asumió como subdirector de El Tiempo, posicionándose como uno de los miembros más influyentes de su generación en la familia Santos.

Santos fue designado Ministro de Comercio Exterior durante el mandato del presidente César Gaviria en 1991, recién creada esta oficina; en 1993 es elegido por el Senado como Designado Presidencial. Fue la última persona en ocupar tal cargo, pues un año después fue sustituido por la Vicepresidencia de la República. Durante su ejercicio en la cartera de Comercio Exterior, Santos fue quien propuso el cambio de la hora legal del país al horario de verano durante nueve meses, para contrarrestar el efecto de los apagones eléctricos programados.​ Entre 1995 y 1997 hizo parte del triunvirato que dirigió al Partido Liberal Colombiano, retirándose para presentar su pre candidatura a la Presidencia, si bien estas intenciones no llegan a concretarse.

En una carta en 1997, Santos propuso una zona de distensión durante el gobierno de Samper.​ En la carta expresó:

«Una vez integrado el gobierno, el señor presidente, en su condición de director de fuerza pública y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la República, procedería a ordenar el despeje de una área previamente acordada del territorio nacional en conflicto, o lo que es igual, a efectuar el retiro de la fuerza pública del espacio geográfico predeterminado. Esta área se convertiría en zona de distensión y diálogo a fin de facilitar, con plenas garantías y total seguridad, el encuentro de representantes del Gobierno, del Congreso, de la sociedad civil y de la Comisión de Conciliación Nacional con los insurgentes».

Santos también le propuso al presidente Ernesto Samper que el siguiente mandatario se encargue de convocar una asamblea nacional constituyente que sería el resultado de las discusiones entre el gobierno y la guerrilla.​ En una conferencia de prensa, Santos leyó su propia carta a Samper en donde mencionó lo siguiente: “Para que esta discusión pueda llevarse a cabo, el gobierno ordenaría el despeje de una zona del país previamente acordada”.​

En 2000 fue designado Ministro de Hacienda y Crédito Público, durante el final del mandato de Andrés Pastrana.

Pese a mantenerse al interior del Partido Liberal durante su Congreso Nacional de 2003, en 2004 se retiró y decidió respaldar el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, organizando a finales de 2005 el Partido de la U, como intento de aglutinar a todas las fuerzas del uribismo. Santos dejó la dirección de este partido (que compartía con el senador Óscar Iván Zuluaga) al ser reelecto Uribe y lograr la U la mayor bancada del Senado. En julio de 2006, antes de tomar posesión por segunda vez, Uribe nombró a Santos Ministro de Defensa Nacional.

Como ministro, la Fuerza Pública colombiana ejecutó los operativos militares más certeros contra las FARC hasta su momento. Tal es el caso de la muerte de alias el “Negro Acacio”, alias “Martín Caballero”, alias Raúl Reyes en la Operación Fénix la desmovilización de alias “Karina” y la liberación de la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, tres estadounidenses y once militares y policías secuestrados en la llamada Operación Jaque. A pesar de esto el expresidente Álvaro Uribe Vélez afirmó que Santos Calderón no creía en los grandes operativos militares y que estos sólo eran el resultado de una política de seguridad y la contundencia de las Fuerzas Armadas.​

Santos ejercía como ministro de Defensa cuando se desató el escándalo de los llamados “Falsos Positivos” ​ durante el gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez. Sectores críticos al gobierno y defensores de derechos humanos así como organizaciones internacionales han puesto en tela de juicio algunos aspectos de la aplicación de la Política de Seguridad Democrática del Gobierno que habrían permitido que este tipo de conductas criminales se propiciaran. Dentro de las diferentes irregularidades encontradas por una comisión ad hoc de evaluación reveladas por la revista Semana se encuentran:​​

Durante el Gobierno de Álvaro Uribe las ejecuciones extrajudiciales de civiles por parte del ejército se incrementó en un 150%, periodo durante el cual Juan Manuel Santos ofició como Ministro de Defensa de 2006 a 2009.​​​ Por estas razones se cuestionó su “responsabilidad política” como Ministro de Defensa.​ El 4 de noviembre admitió públicamente la existencia de Ejecuciones Extrajudiciales en Colombia por parte de las Fuerzas Armadas bajo su mando.​ Ese mismo día, después de que 27 oficiales del Ejército fueron retirados discrecionalmente del servicio activo, el General Mario Montoya, quien ejercía como Comandante del Ejército de Colombia, renunció a su cargo.​

Posteriormente, Santos dijo que los llamados falsos positivos eran cosa del pasado y expresó que:

«Nunca quisimos tapar nada, todo lo contrario. Hemos abierto a todas las investigaciones toda la información».​

Un juez ecuatoriano dictó orden de captura contra Santos y otros miembros de la cúpula militar colombiana, por la operación que dio de baja al comandante guerrillero de las FARC EP, alias “Raúl Reyes”, que también produjo la muerte de un ciudadano ecuatoriano y cuatro mexicanos que se encontraban en el campamento guerrillero. La orden generó polémica en Colombia debido a su defensa en la lucha contra el terrorismo y el Gobierno colombiano repudió la orden de captura. Correa, por su parte, defendió la orden de captura y pidió a la Interpol el arresto de Santos, petición que fue rechazada por el organismo internacional. El 18 de mayo de 2009, presentó renuncia a su cargo como Ministro de Defensa para no inhabilitarse a su aspiración presidencial.

Santos señaló que aspiraría a la presidencia de Colombia en 2010, según él, si el presidente Álvaro Uribe no lo hacía en caso de que se aprobara un referendo que le permitiría ejercer el cargo de Presidente por tercera vez. Después de que la Corte Constitucional de Colombia determinó que el referendo reeleccionista era inconstitucional e inexequible, Santos anunció sus aspiraciones presidenciales para el periodo 2010-2014 en representación del partido de la U. Santos lideró junto al candidato del Partido Verde, Antanas Mockus las encuestas como posibles opcionados de ganar la Presidencia de Colombia.

La campaña presidencial de Santos se basó en continuar con la política de seguridad democrática, implantada durante los ocho años del gobierno Uribe. Santos seleccionó como fórmula vicepresidencial al ex ministro y ex gobernador del Valle, Angelino Garzón.

Santos contó en esta segunda vuelta con el apoyo de importantes sectores del Partido Liberal, la adhesión formal Cambio Radical (tercero en la primera vuelta) y el Partido Conservador (quinto).

El 30 de mayo de 2010, Santos obtuvo el 46,56% de los votos válidos, por lo que accedió a la segunda vuelta electoral, contra el candidato del Partido Verde colombiano Antanas Mockus, la cual se llevó a cabo el 20 de junio. Ese día y con un 68,9% de votos (9 004 221 votos de una votación total 14 millones), sale victorioso para el cargo de presidente de Colombia frente a su rival.​

La primera incursión de Santos por fuera de Bogotá, ya posesionado como presidente, la hizo en La Mojana sucreña, en San Jorge, una región del norte de Colombia gravemente azotada por las inundaciónes. El gobierno colombiano estimó que más de 160 mil personas de los municipios de Sucre, Guaranda, San Benito Abad y Majagual, en el departamento de Sucre; así como de San Jacinto del Cauca y Achí, en el departamento de Bolívar; y Ayapel, en el departamento de Córdoba fueron afectadas, en el departamento del Putumayo tuvo que enfrentar la tragedia de Mocoa.​

El gabinete del presidente Juan Manuel Santos está conformado por:​​​

Tras desatarse la crisis diplomática entre Colombia y Venezuela en julio de 2010, Santos decidió no emitir declaraciones al respecto aduciendo que el Presidente Uribe todavía era el presidente en funciones. Santos, que se encontraba de gira por Latinoamérica visitando jefes de estado, también se reunió de forma privada con el secretario general de Unasur, Néstor Kirchner y su esposa, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner para tratar la crisis. El 10 de agosto de 2010, el presidente Santos y el presidente Chávez se reunieron en Santa Marta para tratar la crisis.

Durante su mandato, el 19 de noviembre de 2012, la Corte Internacional de Justicia emitió un fallo histórico sobre el diferendo limítrofe con Nicaragua, ratificando la soberanía colombiana sobre siete cayos del archipiélago de San Andrés y Providencia, fijando la frontera pero con una pérdida significativa de 40% de mar territorial para Colombia.

Su última determinación, en materia de relaciones exteriores, se dio el 3 de agosto de 2018, cuando reconoció a Palestina como un “Estado libre, independiente y soberano”; en contraposición con lo que había manifestado el 18 de abril de 2018, durante un evento que conmemoraba los setenta años de la creación del Estado de Israel. En esa oportunidad, Santos afirmó:

«A nosotros nos han presionado mucho para que reconozcamos a Palestina. No lo he hecho, siempre diciendo que eso debe ser producto de un acuerdo de paz con Israel».

Sin embargo, a escasos días de terminar su segundo Gobierno, cambió de opinión. Un cambio que sólo se dio a conocer el miércoles 8 de agosto -un día después de la posesión del nuevo presidente Iván Duque Márquez-, mediante un comunicado de la Misión Diplomática Palestina en Colombia​; hecho que causó revuelo en algunos sectores de la opinión pública, ya que, entre otras cosas, la canciller María Ángela Holguín, al ser preguntada por el tema el 6 de agosto de 2018 (último día de su gestión), en entrevista con Vicky Dávila para W Radio, se rehusó a hacer pública la decisión del presidente que ya había sido materializada para entonces. Al conocerse la noticia, el entrante ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, reconoció que el nuevo Ejecutivo había sido informado con anterioridad y que, en virtud de los intereses de Colombia, se revisaría la decisión que le quitaba al país la particularidad de ser el único en Sudamérica que no había reconocido al Estado palestino.

Siguiendo con la política de seguridad democrática de su antecesor, Santos prometió desde su discurso de posesión combatir sin tregua a los grupos narcoterroristas. El 12 de agosto de 2010, ocurrió un atentado a Caracol Radio cuya autoría se atribuyó las FARC, además este grupo realizó una serie de ataques a miembros de la Policía Nacional como una bienvenida al gobierno Santos. Desde Montería el presidente Santos expresó:

«Hay la sensación entre mucha gente que esto (los ataques guerrilleros) es algo con lo que quieren darle la bienvenida al nuevo gobierno. Si esa es la bienvenida, ustedes van a ver la respuesta a esa bienvenida».​

El 19 de septiembre de 2010, las Fuerzas Militares y de Policía bombardearon un campamento del Frente 48 de las FARC donde murió Domingo Biojó, comandante de este frente guerrillero y el 23 de septiembre se realizó la Operación Sodoma, donde se dio de baja a Jorge Briceño Suárez, alias el Mono Jojoy, jefe militar de este grupo guerrillero. El 4 de noviembre de 2011, en el marco de la Operación Odiseo, se dio de baja a Guillermo León Sáenz, alias Alfonso Cano, quien ejercía hasta ese momento como comandante en jefe de las FARC luego del fallecimiento de Tirofijo por causas naturales.

En cuanto a la lucha contra las Bandas Criminales (BACRIM) o Grupos Armados Organizados (GAO), como los bautizó en marzo de 2016 para facultar a las Fuerzas Militares a combatir estos grupos delincuenciales como si fueran grupos insurgentes, dejando de ser función exclusiva de la Policía Nacional; logró desarticular tres peligrosas bandas criminales, una de ellas con presencia a nivel nacional: Los Rastrojos. En febrero de 2015, ordenó el inicio de una ofensiva para desarticular al GAO más grande y peligroso del país (Clan del Golfo) llamada Operación Agamenón, el resultado es el posible sometimiento a la justicia de los integrantes que han sobrevivido a la ofensiva o que no han sido capturados, dado a conocer en una carta dirigida por este grupo delincuencial a la Presidencia el 5 de septiembre de 2017, confirmado a través de un vídeo que circuló en las redes sociales donde el máximo líder del Clan del Golfo, o autodenominados Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, expresa esta voluntad para él y sus hombres.

Poco tiempo después de asumir su mandato, Juan Manuel Santos inició acercamientos a las FARC con el fin de terminar la confrontación más importante del conflicto armado interno colombiano. Los diálogos de paz iniciaron con las reuniones exploratorias el 1 de marzo del 2011 y el 18 de octubre del 2012 se instalaron los diálogos en Oslo, Noruega.​ El 24 de agosto del 2016 las delegaciones del Gobierno de Colombia y las FARC anunciaron que llegaron a un acuerdo final, integral y definitivo,​​ que se firmó en Cartagena de Indias el 26 de septiembre del 2016,​ pero no fue ratificado en el plebiscito refrendatorio del 2 de octubre del 2016.

En los días siguientes, Santos empezó a negociar con la oposición posibles cambios al acuerdo de paz con las FARC.​ El 12 de noviembre, mes y medio después del plebiscito, se logró la renegociación y la modificación de los acuerdos con las FARC tomando en cuenta los argumentos y objeciones de los promotores del NO,​ ratificado el acuerdo en el Congreso para su implementación a partir del 1 de diciembre de ese año.

Este acuerdo le valió a Juan Manuel Santos el Premio Nobel de la Paz 2016. El anuncio de la concesión se realizó a las 11:00 h (CEST) del viernes 7 de octubre de 2016 por la presidente del Comité del Parlamento Noruego para el Premio Nobel de Paz, Kaci Kullmann Five, quien manifestó:

«El Comité del Parlamento Noruego para el Premio Nobel de la Paz ha decidido otorgar el Premio Nobel de la Paz 2016 al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, por sus decididos esfuerzos para llevar más de cincuenta años de guerra civil en el país a su fin, una guerra que ha costado la vida de al menos docientos veinte mil colombianos y desplazado a cerca de seis millones de personas».

Pese a estos logros, el presidente Santos dio a conocer en marzo de 2016, de manera oficial, el inicio de los diálogos de paz con la otra guerrilla armada del país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN),​ luego de más de dos años de fase exploratoria para discutir una agenda de posibles puntos para un eventual proceso de paz; sin embargo, el inicio de los diálogos fue suspendido hasta que el ELN liberase a los secuestrados que tenía en su poder. Después de la liberación del excongresista chocoano, Odin Sanchez Montes de Oca, el 4 de febrero de 2017, el día 7 de ese mes se instala de manera oficial la mesa de conversación con el grupo armado y, de esta manera, intentar terminar de manera definitiva el conflicto armado con las guerrillas de tendencia izquierdista.​

El 14 de marzo de 2017 Santos reconoció que su campaña presidencial de 2010 recibió pagos ilegales del conglomerado brasileño Odebrecht.​ Sin especificar cantidades, la Fiscalía General de la Nación ha alegado que sus exitosas campañas en 2010 y 2014 recibieron dinero de Odebrecht, que está sumido en un escándalo de corrupción en toda la región. Fiscales estadounidenses sostienen que entre 2002 y 2016, Odebrecht pagó cientos de millones de dólares en sobornos en asociación con proyectos de infraestructura en 12 países, entre ellos Brasil, Argentina, Colombia, México y Venezuela.

En noviembre de 2017, Juan Manuel Santos es mencionado como director de dos sociedades “offshore” en Barbados, según la investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ). Ambas empresas son administrada también por otros altos cargos del país y tiene el 95% de las acciones de una aseguradora creada por el exministro de Defensa de Colombia Gabriel Silva Luján.​

La primera empresa es Nova Holding Company, en la cual Santos aparece como director en 2000, año en el que se desempeñaba como ministro de Hacienda durante el Gobierno del entonces presidente Andrés Pastrana. La segunda empresa sería Global Tuition & Education Insurance Corp, una sociedad aseguradora exenta de carga fiscal, en esta Santos aparece como director, un cargo que quedó luego a cargo de la familia del expresidente César Gaviria Trujillo.​

En 1999 presentó su libro La Tercera Vía: una alternativa para Colombia, en el que contó con la colaboración del entonces primer ministro británico Tony Blair. En 2009 publicó Jaque al Terror: los años horribles de las FARC (Planeta, 2009), obra en la que describe, a manera de crónica, los duros golpes asestados a esa guerrilla durante los casi tres años en que estuvo al frente del Ministerio de Defensa. Este libro fue prologado por el escritor e intelectual mexicano Carlos Fuentes.​